Madera certificada

Hace varias semanas, Greenpeace África denunció la tala ilegal de madera en la República Democrática del Congo, y su exportación a los mercados internacionales, entre ellos España.

La deforestación es uno de los más acuciantes problemas de la Tierra en el Siglo XXI, del cual depende nuestra supervivencia, y por eso cuando hablamos de madera, bien sea para la fabricación de papel o para su uso en la construcción, una de nuestras principales preocupaciones debería estar en conocer cuál es la procedencia de esa materia prima, para no vernos sorprendidos por noticias como esta.

La preocupación por la tala indiscriminada se remonta, al menos, a los años 90 del pasado siglo, y a los bosques de regiones tropicales, con madera de gran calidad y demanda. Es entonces cuando apremia la necesidad de mejorar la gestión de las masas forestales, y cuando surgen las primeras iniciativas para certificar que la madera proviene de bosques donde la tala se combina con prácticas que garantizan su regeneración.

Actualmente, las certificaciones forestales con más implantación en el mundo son FSC (Forest Stewardship Council) y PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification), concebidas de manera diversa (en el caso de la FSC fue determinante la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro), pero con el propósito compartido de garantizar la supervivencia del medio ambiente y de convertir el uso comercial de la madera en una oportunidad para el crecimiento sostenible y el desarrollo de los pueblos.

Pese al gran trabajo de ambas certificaciones y los formidables avances que se van consiguiendo, tan solo Norte América y Europa puede decirse, a nuestro entender, que la cadena de custodia se respeta completamente y los sellos son cien por cien eficaces. En América del Sur, donde hay que elogiar el esfuerzo brasileño contra la tala indiscriminada, y especialmente en África es mucho más difícil garantizar la seguridad del proceso de certificación. No solo por la inestabilidad de algunos países sino por el tipo de madera, los bosques de coníferas por su rápido crecimiento siempre serán más fáciles de controlar al entrar en el ciclo de tala, repoblación, tala donde se aprecia el beneficio a medio plazo. En cambio las maderas tropicales como el Iroko, son de crecimiento muy lento y el riesgo de buscar un beneficio inmediato crece.

No tenemos apenas experiencia en madera tropical proveniente de Asia, pero es conocido el caso de la terrible sobreexplotación de la madera de Teka, una de las más apreciadas de aquel continente, que ha llevado a que apenas se exporte en rollo o chapa para el forrado de tableros, en particular Indonesia ha sido un país especialmente criticado por la falta de control.
El mercado está sustituyendo esta carencia por el Iroko, de propiedades similares a la Teka pero de origen africano, creando denominaciones algo engañosas como “Teka Africana”.

estructura-madera-04

Pese a todo no muchos clientes se preocupan aun por la sostenibilidad de los bosques, una asignatura pendiente en España, y  los sellos pasan con frecuencia como una página más en la memoria constructiva. En cambio el sector profesional está plenamente concienciado de la importancia de la gestión responsable y sostenible de la masa forestal y poco a poco va calando en la sociedad.

Por todo ello, en Koto Ingenieros creemos que nuestros clientes tienen el derecho de conocer y asegurarse la procedencia de esas materias primas, pues son ellos los que finalmente se cobijarán bajo una cubierta de madera, o aislarán sus viviendas con  puertas y ventanas de madera. Nuestro firme compromiso con la protección del medio ambiente nos exige ofrecer siempre construcciones y obras con madera certificada, pues una gestión forestal sostenible es fundamental para proteger los recursos naturales, estimular la expansión de los bosques y reducir las emisiones de efecto invernadero.


 

En la Unión Europea:

Con algo de retraso pero las autoridades públicas también han afrontado este problema, en nuestro caso, en la Unión Europea por Reglamento C.E. 2173/2003 de 12 de Diciembre de 2003, el Consejo Europeo aprobó el plan de acción  FLEGT, para garantizar la legalidad de la extracción y el comercio de la madera y productos derivados, mediante acuerdos con los países de origen (los conocidos como V.P.A., o Voluntary Partnership Agreement). También el Reglamento 338/97 del Consejo promovió el conocido como Convenio CITES (Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre), al disponer que “los Estados miembros designarán las oficinas de aduanas que controlarán la entrada y la salida de especies protegidas”. Y fue más allá en el 2010, al aprobar el Reglamento 995/2010, del Parlamento y del Consejo Europeo, denominado de “Diligencia Debida”, y que desarrolla el plan acción FLEGT. Esta norma, conocida como Reglamento Europeo de la Madera (EUTR), entró en vigor el 3 de marzo de 2013, y prohíbe introducir madera aprovechada ilegalmente y productos derivados de esta madera en el mercado de la UE.


Resulta de gran interés la lectura del estudio que Confemadera realizó acerca de la percepción que tiene la población del concepto “madera certificada”, del cual se desprende cierto desconocimiento a la hora de valorar algunas de las ventajas y de los beneficios que han traído consigo estas certificaciones, como el hecho de que la masa forestal en España esté creciendo cada año, gracias a una buena gestión de los recursos de montes y bosques.

2 Comments

  1. fernando
    Reply

    Importante y mil veces importante, el cuidado de los espacios naturales y el respeto al medio ambiente, aunque en España parece difícil solucionarlo, hay muchas zonas en peligro donde la tala indiscriminada de arboles esta acabando con verdaderos paraísos, la madera es un material noble y bonito, utilicemosla con criterio y conservándola.

  2. koto
    Reply

    Hola Fernando, tu comentario se quedó escondido entre la publicidad, por favor disculpa por no publicarlo antes.
    Tienes toda la razón, una buena gestión forestal debe ser una prioridad.

    Un saludo, gracias por comentar

Leave a Reply